La función de los variadores de velocidad es controlar precisamente la velocidad, transformando el voltaje y la frecuencia de los motores, que es donde mayormente se utilizan.

En el mercado existen variadores de velocidad mecánicos, hidráulicos, eléctricos y electrónicos.

Variador de velocidad mecánico: funcionan mediante giros manuales del volante, con el que se puede regular la velocidad de salida.

Existen dos tipos:

Variadores ajustables de paso: funciona por medio de bandas y poleas.

Variador de tracción: se especializan en la transmisión de potencia a través de los rodillos metálicos.

Variador de velocidad hidráulico:

Trabajan bajo la estructura hidrostática y en su mayoría están constituidos por pistones radiales.

Estas son sus tipologías:

Variador hidroviscoso: utilizan discos tanto en su entrada como en su salida que son separados por una película de aceite.

Variador hidrostático: este dispositivo viene acompañado por una válvula hidráulica, ambos contienen un desplazamiento positivo.

Variador hidrodinámico: funciona a través de la comunicación que se realiza entre el rotor de salida y el promotor de entrada. La ubicación del rotor debe estar sobre una velocidad invariable, mientras que el promotor de entrada debe usar aceite hidráulico.

Variador eléctrico y electrónico:

Con relación a los eléctricos y electrónicos tiene gran utilidad en el área industrial, siendo uno de los mayores campos de acción, la fabricación de los aires acondicionados, elevadores, ventiladores, bombas, trasportadores industriales, tornos, entre otros.

Estos son sus tipos:

Variadores de velocidad para motores de corriente continua: controlan la velocidad con la cual trabajan los motores de corriente continua

Variadores para motores de corriente alterna: son utilizados para motores de inducción o sincrónicos

Variadores de velocidad para corrientes de Eddy*: funciona bajo la acción controladora de una bobina de campo. Está compuesto por un motor de velocidad fija y una corriente Eddy.


*Las corrientes de Eddy se definen como producto de la inducción electromagnética. Es una prueba no destructiva utilizada para detectar anomalías y defectos a nivel superficial y subsuperficial en materiales conductores.


Artículo creado con información de industriasgls.com.